Menu
Facebook Twitter Youtube Youtube

Acadesan 

El problema: la industria minera y la exclusión a la educación

 

Mientras que la industria minera tiene el potencial de ofrecer oportunidades de empleo y desarrollo a las comunidades donde sus operaciones se llevan a cabo, en el área de San Juan, donde tendrá lugar este proyecto, las operaciones de extracción de oro se encargan de explotar cada vez más tanto a los trabajadores como al medio ambiente.

El 99% de las minas en el Chocó son ilegales y sus métodos agresivos de extracción han creado una crisis ambiental que está poniendo en riesgo la vida de los niños y jóvenes que crecen en esta área.  Por lo tanto, hemos elegido trabajar en esta región después de identificar los serios y múltiples riesgos que la industria minera representa.

La intoxicación (por el mercurio utilizado en la extracción de oro) es un gran problema para las comunidades. A pesar de la alta contaminación del agua y de los peces en el río, la gente que habita en aldeas remotas, donde trabajaremos, no tiene otra opción que consumirlos diariamente. Es difícil obtener estadísticas, pero sabemos que, en el 2014, 37 niños de la región murieron por envenenamiento de mercurio, pero a pesar de este acontecimiento, no muchos cambios han ocurrido en las prácticas mineras desde entonces.

Además, la maquinaria pesada utilizada por los mineros está destruyendo la tierra: cada año, a medida que las laderas de los ríos colapsan y las tasas de deforestación aumentan, las inundaciones están causando graves daños a las aldeas situadas al borde del río.

Los problemas de la región se ven agravados por la fuerte presencia de grupos armados. Los vínculos estrechos de estos grupos con la minería ilegal ponen a los niños en alto riesgo de ser reclutados por la fuerza, para actividades relacionadas directa o indirectamente con la minería, o traficados a ciudades mineras donde son explotados sexualmente.

Los métodos de control violentos e intimidantes de los grupos armados están obligando a un gran numero de familias a huir del área.

Uno de los resultados más perjudiciales de este desplazamiento forzado, en términos de los derechos de la niñez, es el efecto sobre su educación: muchas escuelas en el San Juan corren el riesgo de cierre debido al bajo número de estudiantes.

 

¿Cómo aborda este problema?

Acadesan esta constituido por personas locales que están trabajando para lograr cambios genuinos y sostenibles en todas las áreas de vida en el San Juan.

Debido al acceso permanente a una educación de baja calidad, muchas familias locales desconocen la necesidad urgente de actuar para proteger su entorno natural de la destrucción y exigir al gobierno la intervención para remediar el abandono estatal del que sufre la región.

Acadesan se compromete a involucrar a todos los habitantes de la región para asegurar un futuro ecuánime y de paz para ellos mismos y sus futuras generaciones, y prevé la educación como la clave para hacer posible este cambio.

 

 

¿Qué hace el Proyecto?

En 2019, se llevó a cabo un proyecto que estableció las bases para una revisión completa de la educación en el San Juan. El proyecto con Acadesan tenía como objetivo utilizar la educación como una herramienta para apoyar a las comunidades, ubicadas a lo largo de las orillas del aislado río San Juan, en el oeste de Colombia, a tomar medidas urgentes para proteger su entorno natural de la destrucción causada por la minería ilegal y exigir una intervención para dar fin al descuido estatal que sufre la región.

276 niños participaron en 28 talleres en cuatro escuelas locales con el objetivo de complementar la educación que reciben en la escuela. Acadesan ha desarrollado un nuevo plan de estudios escolar que elimina la enseñanza tradicional del aprendizaje de memoria y en su lugar ha creado lecciones divertidas y participativas. El plan de estudios integra en las materias habituales la enseñanza sobre la cultura afrocolombiana y los derechos de la  niñez. Por ejemplo, los estudiantes pueden aprender sobre la música tradicional y su historia, sobre plantas endémicas y la vida silvestre, como también sobre sus derechos constitucionales como afrocolombianos. De esta manera, la educación tiene una perspectiva mucho más relevante para la vida cotidiana de los menores.

También se enfoca en desarrollar las habilidades sociales y emocionales de los niños y las niñas para que ellos mismos sean partícipes en la creación de un ambiente de armonía y colaboración dentro de sus escuelas, convirtiéndolas en lugares de protección donde los alumnos y maestros deseen estar.

De manera crucial, el plan de estudios se enfoca en temas ambientales para que las escuelas se conviertan en lideres locales denunciando el daño causado por la minería.

Además, Acadesan ha trabajado extensamente para involucrar más a los maestros en el desarrollo de su trabajo, ayudándolos a desarrollar estrategias de enseñanza más efectivas que lleven a mejores resultados educativos y experiencias de enseñanza más gratificantes que tengan como resultado una mejor retención de alumnos. También han trabajado con los padres para ayudarlos a reconocer los beneficios importantes de que sus hijos permanezcan en la escuela en lugar de ser enviados a trabajar.

 

  • 192 niños adquirieron habilidades para su cuidado personal y el cuidado del medio ambiente y cómo utilizar estas habilidades en su vida diaria.
  • 145 niños lideraron una campaña para promover la convivencia pacífica en sus escuelas, creando entornos más propicios para el aprendizaje.
  • 15 maestros adquirieron habilidades que les permitieron actuar individualmente y en equipo, para ayudar a los niños a incrementar la convivencia pacífica dentro de sus escuelas.
  • 9 líderes comunitarios de Acadesan fortalecieron sus habilidades técnicas y pedagógicas y comenzaron a utilizarlas para promover los derechos de los niños y la educación en la región del Río San Juan.

 

Actualmente, los resultados de este proyecto piloto se están discutiendo con el resto de los 10 centros educativos del Consejo de la Comunidad Afrocolombiana (Acadesan), con el apoyo del gobierno colombiano, como ejemplo de buenas prácticas.  Ahora estamos a la espera de que la situación del Covid-19 mejore para continuar con el proyecto.

 

Caso: la historia de Cristina:

"Mis amigos y yo soñamos con tener una mejor educación. Es muy bonito donde vivo, pero hay muchas cosas que no tenemos: servicios de salud, buena vivienda, educación, y el conflicto armado nos está causando más y más problemas. Quiero aprender a cómo superar los problemas que enfrentamos en nuestra región y aprovechar al máximo los recursos que nuestra tierra nos ofrece. Para esto necesitamos mejores escuelas, de lo contrario, niños como yo seguiremos uniéndonos a los grupos armados o nos iremos a la ciudad. Esto entristecerá a nuestras familias y nuestra cultura y tradiciones locales se perderán para siempre ".

 

Gracias por tu interés en este proyecto. Para ayudar a que el trabajo de Acadesan continúe, puedes donar aquí.