Menu
Facebook Twitter Youtube Youtube

La violencia sexual y basada en el género, incluyendo los conflictos de violencia sexual

La violencia sexual viola los derechos de los niños, niñas y adolescentes -perjudicando su salud, bienestar y desarrollo, y aumenta su vulnerabilidad frente a otros tipos de violencia. A pesar de ello, sigue siendo un problema 'silencioso' que afecta a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes y que no se está abordando a nivel nacional.

La situación actual en Colombia

De los 23.798 casos de violencia sexual reportados en Colombia en el 2017, el 87% fueron cometidos contra niños, niñas y adolescentes menores de 18 años, siendo el rango de edades más victimizado entre los 10 y 13 años. Se reportó que más de 2.600 niños y niñas menores de 4 años sufrieron este tipo de violencia. En el 2017, el reporte de casos de violencia sexual aumentó entre 2016 y 2017 en un 11%, y a consecuencia fue el periodo en que se presentaron más denuncias por violencia sexual en Colombia.

La mayoría de los niños, niñas y adolescentes que sufren violencia sexual provienen de los estratos más bajos, viven en los barrios pobres en la periferia de las ciudades o en áreas rurales aisladas. En general, el abuso suele ser a manos de un miembro de su propia familia o de pandillas criminales que controlan el vecindario.

El número de niños, niñas y adolescentes que sufren violencia sexual ha aumentado en forma constante en los últimos años . Las organizaciones no gubernamentales locales calculan que solo se reportan un 30% de los casos . Y un informe de la fiscalía colombiana estima que, cada año, unos 200.000 niños, niñas y adolescentes son abusados sexualmente.

El miedo que los agresores generan en los niños, niñas y adolescentes, o sus amenazas de mayor violencia o de separación de sus familias si los denuncian, hacen que muchos casos no se reporten. Especialmente, el abuso sexual contra niños no se reporta, debido al estigma que acompaña a este crimen en la cultura "machista" colombiana. Sumado a esto, la impunidad en los casos que se reportan es extremadamente alta, alcanzando hasta un 98% .

La violencia sexual contra mujeres, niños, niñas y adolescentes se utilizó como arma durante la prolongada guerra civil colombiana. Como resultado de la misma, el Tribunal Constitucional colombiano reconoció que la violencia sexual se ha convertido "en una práctica extendida, sistemática e invisible".

Explotación sexual comercial 

La explotación sexual comercial de los niños (ESCNNA) es un problema grave en Colombia. Entre 2011 y 2013, los Servicios Sociales de Colombia retiraron a 2.135 niños de situaciones en las que los vendían para tener relaciones sexuales. El 45% de los niños eran menores de 11 años. 
 
Las organizaciones que trabajan en este campo han estimado que más de 35.000 niños están involucrados en ESCNNA en Colombia. Es difícil ofrecer cifras más exactas que estas, ya que el estigma asociado a la explotación sexual comercial de los niños significa que un gran número de casos no se denuncian. 
 
Bogotá ha sido identificada como la región de Colombia con mayor incidencia de ESCNNA, sin embargo, como los niños a menudo reciben documentos de identidad con una fecha de nacimiento falsa para que puedan esconderse entre los trabajadores sexuales adultos, sigue siendo difícil saber cuántos niños se ven afectados. 

¿Qué está haciendo Children Change Colombia?

Children Change Colombia está trabajando con nuestros aliados locales para fortalecer la protección de los niños, niñas y adolescentes frente a la violencia sexual o el abuso, y para ayudarlos a superar los traumas que han experimentado y poder así construir un futuro positivo para sí mismos.

También trabajamos con dos aliados Asociación Cristiana de Jóvenes and Círculo de Estudios en Bogotá, Quibdó y Cartagenaque que le enseñan a los niños, niñas y adolescentes sobre sus derechos sexuales y reproductivos, para que puedan protegerse a sí mismos y a sus amigos, familias y vecinos contra el abuso o la discriminación.

Nuestros aliados también trabajan con padres de familia, colegios, grupos de la comunidad, la policía, jueces y otros actores claves para ayudar a crear un ambiente de protección para los niños, niñas y adolescentes e identificar y trabajar con los niños, niñas y adolescentes en riesgo antes de que sufran los horrores del abuso sexual.