Menu
Facebook Twitter Youtube Youtube

Ilumina la vida de un niño, mucho después de que las velas de Navidad se hayan apagado.

Queremos contarte la historia de Elena, de 18 años, y su hija de 4 años. Es una historia difícil de contar, pero está empezando a mejorar.

Esta Navidad, tienes la oportunidad de darle a la historia de Elena un final feliz.

Elena ha vivido y trabajado en las calles de Bogotá, la capital de Colombia, durante años. Hace un año, cuando llegó por primera vez al centro de asistencia de nuestro aliado ACJ, estaba perdiendo la esperanza. Pero estaba desesperada por darle a su hija una mejor niñez de la que ella había tenido.

Elena es de Mártires, una de las zonas más pobres de Bogotá. La policía rara vez ingresa a la zona, por lo que es un foco para las bandas criminales. Las familias a menudo viven en una habitación pequeña, en edificios oscuros y húmedos. Deben buscar algo de plata para el arriendo todos los días o enfrentar un desalojo inmediato. Muchas madres desesperadas recurren al trabajo sexual para mantener un techo sobre sus hijos y, a menudo, se ven obligadas a llevar a sus clientes a la misma habitación donde sus hijos comerán y dormirán más tarde. La presión de vivir en estas condiciones extremas amenaza con separar a las familias.

"Desde pequeña hemos tenido muchos problemas en mi casa por falta de dinero, por abandono, por golpes, porque mi mamá llegaba de malgenio del trabajo. Por esta razón, me la pasaba en la calle."

Cuando los niños se sienten inseguros y sin amor en el hogar, las calles no deberían ser su único escape. Children Change Colombia ofrece lugares seguros para que los niños puedan jugar, aprender y hablar de sus temores con adultos comprensivos. Cuando Elena necesitaba a alguien que la protegiera, no había un lugar seguro para ella.

"Todo empeoró cuando a los 14 años fui violada y quedé en embarazo. Los gastos en la casa incrementaron, por eso a los 16 años decidí ejercer la prostitución*, pues no tenía otra posibilidad de ingresos y era menor de edad. En la prostitución llevo 2 años, cada día que me levanto y sé que tengo que ir a pararme para conseguir dinero, recuerdo el abuso sexual que sufrí, pero lo hago por mi hija." 

A Elena le robaron su infancia, pero no es demasiado tarde para que su vida y la de su hija vuelvan a la normalidad. A través de nuestro proyecto con ACJ, Elena recibe asesoramiento regular y cuidado infantil gratuito, lo que significa que ha podido tomar la capacitación en habilidades laborales de ACJ para poder dejar el trabajo sexual.

La historia de Elena demuestra que nuestro trabajo con los jóvenes en mayor riesgo en Colombia es crucial. Cuando es posible, intervenimos con anticipación para proteger a los niños de los peligros que los rodean. Y para las personas jóvenes que han sufrido de abuso o negligencia, les ofrecemos terapia y capacitación para ayudarles a encaminar sus vidas, incluso cuando nuestro trabajo haya terminado.

Pero nada de esto es fácil. Nuestro aliado ACJ les ofrece un salvavidas a mujeres jóvenes como Elena, pero están en peligro real de cerrar el año que viene si no podemos darles los fondos que necesitan.

Ahí es donde entras tú. Necesitamos tu ayuda urgentemente esta Navidad para recaudar el dinero necesario para mantener a ACJ funcionando.

Por favor, haz una donación hoy mismo.

*Ya que Elena era menor de edad en ese momento, esto era en realidad explotación sexual comercial de niños.

Muchas gracias por tu apoyo!

Todas las fotos han sido tomadas con el permiso de los niños. Los niños mostrados no son los descritos en el texto.


Previous page